La preparación de nuestra boda es una de las experiencias más importantes que vamos a realizar a lo largo de la vida.
Sin embargo, poca gente le otorga la importancia que merece y solo el día después se da cuenta de lo que NO ha sido su boda.

Desafortunadamente, ya es demasiado tarde.

Con esta pequeña guía, mi propósito es que eso no te pase a ti. Deseo que tu experiencia sea única, maravillosa, tal y como la has soñado.

Pero los buenos deseos no son suficientes. Por eso, he creado este informe esencial que te mostrará las 7 claves que todos los buenos profesionales tenemos en cuenta.

Ahora te las traslado a ti en la confianza de que, si las pones en práctica, tu boda sobrepasará lo imaginado y tu la vivirás con toda la intensidad, momento a momento, capturando cada recuerdo para toda la vida.

1

Organiza con el tiempo suficiente

Hay cosas, como la última prueba del vestido o el número definitivo de invitados, que no tendrás más remedio que definir a última hora, pero hay muchas tareas que puedes ir adelantando. Llevar una agenda organizada con el momento adecuado para gestionar cada cometido te ayudará a repartir tu tiempo, para compaginar tu trabajo y ocio con la organización de tu boda.

Escuchamos con mucha frecuencia el estrés de tomar tantas decisiones tan importantes y a las que no estamos acostumbrados. Pero esta frase solo la utilizan las parejas que lo van dejando todo para el último momento.
Lo primero que debes tener en cuenta es que todo tiene un orden y tendrás que seguir este orden con sentido.

Si aún no tienes el lugar o el horario de la ceremonia, no tiene sentido empezar a crear las invitaciones o la web.
Si aún no has definido el estilo de la boda, no tiene sentido buscar en Pinterest detalles y decoración.

Todo tiene un orden y es importante contar con una profesional que te guíe para ahorrar tiempo y sacar el mayor beneficio.

¡Serás la novia más guapa porque no estarás estresada!

2

Busca los mejores proveedores y confía en ellos

A la hora de contratar desde el banquete de bodas hasta el viaje de novios, debéis valorar con sumo cuidado la atención, formación e información que os proporciona el profesional elegido.

Una Wedding Planner te puede ayudar a evitar estafas, gastos inútiles, sorpresas de último minuto, revisando todos los contratos y pidiendo opiniones a sus compañeros de más confianza.

Muchas veces lo barato sale caro. Ese día, mereces un trato de lujo; mímate y marca la diferencia.

3

Cuida los detalles

Lo que hará diferente tu boda son los pequeños detalles, que pongan elegancia y originalidad, sorprendiendo a tus invitados.

No es necesario generar gran impacto, ni gastar demasiado dinero. Es suficiente solo un punto de delicadeza que la haga inolvidable. Recuerda que la música, las flores y las velas son de suma importancia.

Busca ideas para decorar tu boda y uniformidad entre todos los detalles.

Con un adecuado conjunto de ideas el resultado de tu boda cambiará radicalmente, conseguirás darle ese toque personal y dejarás un inconfundible recuerdo a todos los invitados.

4

Delega

No pretendas controlar todo el día de la boda. Muchos de tus amigos y familiares se sentirán halagados si dejarás en sus manos alguna función. Elige dos personas, una de cada familia, y que todos los invitados sepan que ellos son tus “wedding assistant” para todo lo que surja. Otra alternativa es elegir a una sola persona que coordine a varias.

Entre todas las personas en las que puedas delegar, habrá alguna que tenga varias funciones y de gran importancia. Esa persona puede ser vuestra única “Wedding Assistant” y se encargará de coordinar a todos los demás.

Todo esto, es para descargarte de responsabilidades y que te sirva de ayuda. Los novios NO tenéis que ocuparos de nada ese día. Pero si realmente piensas que hay muchos detalles que controlar, no lo dudes: contrata a un profesional. Una buena Wedding Planner es fundamental si quieres vivir tu boda en absoluta tranquilidad.

5

Controla tus nervios

En el día de tu boda, no permitas que nadie te ponga nerviosa. Si el fotógrafo presiona o la maquilladora se retrasa, no pasa nada.
Es importante ser puntual, el tópico de que la novia debe llegar tarde es de poca delicadeza para sus invitados y sobre todo para el novio, pero frente a cualquier imprevisto: serenidad.

Si dejas que los demás te metan prisa, es como caer en un tobogán que te arrastra y pierdes el control de cada acto. La consecuencia: nada queda fijado adecuadamente en tu recuerdo.
¿Vas a permitir que ese día tan único no quede grabado en tu memoria?

6

Que nadie estropee tu boda

No importa lo que finalmente ocurra ese día, sino la actitud con la que abordes los posibles imprevistos. A un contratiempo le podemos dar mucha importancia o simplemente puede ser una anécdota para recordar.

Tu boda es una fiesta y con esa alegría debes vivirla de principio a fin. Si piensas que tu boda será perfecta, no te equivocarás; y si piensas “seguro que algo sale mal”, ocurrirá. Tú eliges tus pensamientos y según pienses, será.

Cuando te sientas cansada y abrumada, mímate un poco y sonríe todo lo que puedas, y en seguida el celebro liberará los neurotransmisores adecuados para subir tu estado de ánimo.

Y pase lo que pase ese día, no dejes a tu alrededor angustia, inquietud, malas caras o desasosiego, porque eso rompería la magia del momento.

7

Mantén el presupuesto bajo control

Otro punto de fundamental importancia es mantener bajo control tu presupuesto.
No es relevante si dispones de mucho dinero o no, lo importante es saber en todo momento en qué lo gastas o lo gastarás.

Cuando empieces a organizar tu boda, será imprescindible preparar un presupuesto aproximado, para saber cuales lugares te puedes permitir y así aprovechar al máximo tu tiempo.

En un segundo momento, cuando ya tengas los principales servicios contratados, se irá afinando pero tendrás una imagen muy visual de donde puedes ahorrar y donde puedes gastar un poquito más.

Ningún pago te cogerá por sorpresa y siempre sabrás como gestionar tu dinero sin sustos, ni gastos innecesarios.

Write a comment:
*

Your email address will not be published.