pastel de boda

La presencia de la tarta de boda y la ceremonia simbólica de su corte tienen origen en una tradición romana. Esta preveía que el novio partiera el pan sobre la cabeza de su novia y compartiera las migas con sus invitados, como un signo de sustento y buena suerte.

La tradición de la tarta de boda

La tarta de boda forma parte de la ceremonia nupcial desde tiempos medievales. Al principio estaban hechos a base de harina, uno de los símbolos de fertilidad y prosperidad. De allí nace también la creencia que un pastel de bodas debe ser de color blanco.

El motivo es que el blanco es sinónimo de pureza. Los ingredientes que se utilizaban para hacer que la tarta de boda fuera blanca eran difíciles de conseguir, se necesitaba azúcar refinada que sólo las familias más ricas podían comprar. A raíz de esto, el pastel de color blanco, pasó a representar un símbolo de riqueza en esos tiempos.

La tradición de su corte prevé que la novia sostenga el cuchillo (incluso en algunos países lo hacen con una espada) y el novio coloque su mano sobre la de ella, como símbolo de apoyo y guía. A continuación, el novio es el primero en ofrecer la tarta a la novia, como símbolo de su compromiso a ofrecerle comida para toda la vida. Antiguamente la tradición establecía que la novia debía servir ella misma el pastel a la familia del novio, como símbolo de su dedicación a la nueva familia. Después, lo compartían con los demás invitados como un gesto de buena suerte y afecto.

 

Superstición y creencias

Hay varias supersticiones que rodean la tradición del corte de la tarta. Una superstición moderna apunta que hay correlación entre el tamaño de las porciones que la novia y el novio recortan a la cantidad de hijos que tendrán. Antiguamente una tradición del siglo XVII, sostenía que si una dama de honor dormía con un pedazo del pastel debajo de la almohada, podía soñar con su futuro marido.

En el mismo siglo el pastel nupcial se convirtió en un plato popular en las bodas, llamado el pastel de novias. Consistía en un pastel de carne picada, muchas veces de cordero, decorado con migas de pan dulce. En su interior se escondía un anillo y se decía que la joven que encontrará ese anillo seria la próxima casadera.

Lo que acomuna las creencias antiguas y modernas es que las novias están llenas de bendiciones y buena surte, así que podéis sentiros afortunadas.

Pastel de boda

Toppers para tartas de boda

No existe una referencia muy exacta sobre la origen de los muñecos sobre la tarta, aunque sí se sabe que es muy posterior al de la tarta nupcial. Actualmente se corona con dos figuras que representan a los novios o con un topper personalizado con sus nombres. Se trata de una tradición entrañable, que permite dar un toque más a vuestras fotos además de ser un recuerdo que se puede guardar. A su vez, ha dado origen a otra costumbre, que consiste en regalar estos muñequitos, o una copia, a la futura pareja de invitados que se casará.

Pastel Naked

Dar de comer a los invitados

La distribución de las porciones es una parte de esa antigua tradición del Imperio romano donde los invitados se peleaban unas migas del pastel porque creían que con esto compartirían la prosperidad de la futura pareja. Esta fortuna no solo era para la pareja, sino también para los hijos que nacieran de esta relación.

En la actualidad la repartición de la tarta entre los invitados está dejando siempre más espacios a menús que suelen incluir un pastel previamente emplatado. Los novios que no quieren renunciar a este momento especial, suelen encargar una tarta con el primer piso de bizcocho (para realizar el corte) y los demás de porexpan (debidamente forrados para que parezcan reales). Realmente para el catering es más práctico y rápido emplatar el pastel con antelación y asegurarse de que haya suficiente para todos los invitados. Por otro lado los novios podrás disfrutar igualmente de una tradición bonita y emocionante.

Aunque sea una tradición que se está perdiendo con el tiempo, sobre todo en España y Latino America, siempre seguiré soñando con este momento, para mí uno de los más emocionante de las bodas. Además de servir como un símbolo de compromiso y buena suerte, es una excelente oportunidad para tomar fotos y marcar el final del banquete y el principio de la fiesta. No os olvidéis de coronarlo con un buen brindis y que ¡Vivan los Novios!

Pastel de boda

Descubre más sobre el sector de las bodas en nuestro canal de Youtube.

También podrían interesarte nuestros TIPS para organizar una boda perfecta sin estrés.

0 0
¿Te pareció interesante el artículo?
guest
0 Comentarios
Mira todos los comentarios