Tradición: El corte del pastel

La presencia de un pastel en el banquete y la ceremonia simbólica de su corte tiene origen en una tradición romana según la que el novio partía el pan sobre la cabeza de su novia y compartía las migas con sus invitados como un signo de sustento y buena suerte.

Con el tiempo, el pan partido se convirtió en un pastel, aunque el simbolismo permanece. La novia sostiene el cuchillo y el novio coloca su mano suavemente sobre la de ella como símbolo de apoyo y guía. Luego, se mueven juntos para cortar y quitar las porciones del pastel. A continuación, la pareja se turna para alimentarse mutuamente. El novio es el primero en ofrecer el pastel a la novia, como símbolo de su compromiso a ofrecerle comida para toda la vida. Después, comparten su pastel de bodas con sus invitados como un gesto de buena suerte y afecto.

Hay varias supersticiones que rodean la tradición del corte del pastel también. Una superstición moderna apunta a una correlación entre el tamaño de las porciones que la novia y el novio recortan a la cantidad de hijos que tendrán. Otra superstición más antigua dice que si las invitadas solteras llevan su trozo de pastel a casa y duermen con ella debajo de la almohada, esa noche soñarán con su esposo jajaja.

Además de servir como un símbolo de compromiso y buena suerte, es una excelente oportunidad para tomar fotos y marca el final del banquete y el principio de la fiesta.

Aunque sea una tradición que se está perdiendo con el tiempo, sobre todo en España, siempre seguiré soñando con este momento, para mí uno de los más emocionante de las bodas.

Write a comment:
*

Your email address will not be published.